Páginas vistas en total

lunes, 6 de enero de 2014

UNA RUTA IMPROVISADA














Esto es lo que yo veo desde casa, cuando me levanto. Peña Santa
No pensaba yo ayer salir de ruta, pero a eso de las 3 de las tarde, viendo la imagen que me ofrecían los picos de Europa y sin nada que hacer...............

La verdad que lo que tenía que hacer, ya lo había hecho. Me asomo y veo la impresionante imagen de Peña Santa de Castilla, cubierta de nieve y dándole el Sol. Empiezo a decirme a mi mismo, que coño hago yo aquí con este día tan guapo?
Recojo todo rápido me preparo y saco a Nikita. Mientras ella coge temperatura, yo me pongo la chaqueta, los guantes, meto la cámara en la bolsa del depósito y me voy de la Robellada. En apenas 1km tengo que decidir hacia donde tirar. Picos?, lagos de Covadonga?, no, iré hacia la costa.
La carretera del río las cabras, está muy complicada, apenas le da el Sol en ninguna zona y encima está llena de grasa de camiones, polvo de la cantera...pero el firme está bien. Sin llegar a Posada de Llanes, me desvío a la izquierda, en el pueblo de Ráles. Una preciosa y retorcida carretera, por donde se sube a un mirador, desde el que se ven si el tiempo acompaña, los picos de Europa, desde otra perspectiva diferente, a la que acostumbramos a tener. Me paro un rato en el mirador para sacar alguna foto y con la misma, sigo mi rumbo.





















Peña vieja, NAranjo de Bulnes, Torrecerredo etc, etc....
Después de los Carriles, la carretera empieza a bajar y ahora si que se complica. Retorcida como pocas, pasa entre bosques principalmente de Eucaplitos y está llena de hojas, de Eucaliptos y de barrillo, ese que no se ve y que por eso precisamente es tan peligroso. Pero nada detiene a la Varadero y llego a la otra carretera, la que viene de Posada, hacia Nueva de Llanes. Me desvío en dirección Nueva pero no paro. Mi destino es otro. Mi destino es Guadamía..
Guadamía es un pueblo que da nombre a una
pequeña pero guapísima playa, donde desemboca un río y separa los concejos de Lanes y Ribadesella. La zona mucho más conocida por otra cosa que por la playa o por los restaurantes que hay. Esa cosa no es otra que los BUFONES. Llamados así por los bufidos que meten cuando hay temporal en la mar o cuando hace viento etc....
Los Bufones son cavidades, que van desde la superficie de los acantilados hasta abajo del todo.
Cuando hay mucho oleaje, la Mar golpea contra el acantilado empujando el aire que hay en esas cavidades y expulsando por la parte de arriba con gran fuerza. Incluso sale agua y en ocasiones la gente se lleva buenos sustos. Incluso algún turista demasiado curioso llevó el ultimo de su vida.
Si el temporal es muy fuerte, solo con el ruido que meten sales corriendo y no paras hasta Ribadesella por lo menos. Pero es digno de ver. Los acantilados de una presencia imponente, desafían al mar que bate contra ellos con enorme fuerza y llegan las olas a saltar por encima.
Hay dos partes, Llanes y Ribadesella. Para llegar a la primera, hay que coger un desvío en un pueblo de nombre Belmonte. Un pequeña carretera pero de muy buen asfalto nos sirve para ello.
Cuando estamos llegando, detrás de un coche verde con luces en el techo, nos encontramos de frente con unas motos. La primera una Varadero. Negra, con defensas, el piloto lleva casco blanco. Estoy parado, creo saber quien es, pero no lo conozco en persona, saludo con ganas, como de costumbre, esperando que se pare y podamos charlar algo. Apenas recibo respuesta. Es igual, cada uno es cada uno. Le habré hecho algo???? En fin.
Llego a un sitio donde los coches no pueden pasar y la mayoría de las motos tampoco, pero Nikita va a pasar si o si. Unos enormes socavones, llenos de agua, ocupan todo el ancho del camino. No son todos los que veis, hay muchos más. Parece un campo de cultivo de charcos. Lo tienen así adrede para que la gente no pueda pasar con vehículos. Paso sin problemas, recuerdo la última vez con Esperanza, casi la parto en dos.
Llego a la zona de los bufones, que solo hay en esta parte, en la otra no los hay.





La imagen de la Mar golpeando los acantilados es impresionante, uno se queda embobado mirando. Para la Vara y apoyo la pata de cabra sobre una pequeña roca, de lo contrario se hundirá irremediablemente.
Saco las fotos que me parece y vuelvo sobre mis rodadas a otra parte para más fotos.
Después de un buen rato, me voy y tengo que pasar otra vez por los socavones y la gente que se acerca caminando no dan crédito. Bajo hacia la carretera principal y me dirijo a la derecha en dirección al pueblo de nombre Toriello. Conozco muy bien la zona. 4 años trabajando por allí no es poco. Paso por delante de construcciones muy familiares para mí. Conozco cada cm2 de su interior y de las fincas. Que recuerdos. Entonces si había trabajo, dinero.....de todo. Paso por Toriello y a penas a un km me desvío hacia la izquierda. Un cartel indica ¨playa de Guadamía¨ La carreterina se las trae, es estrecha pero sobre todo está muy muy deslizante, por culpa del mugo que crece y en algunas partes parece un prado en lugar de una carretera. Pero está perfectamente asfaltada y encima llega hasta encima mismo de los acantilados. Pero hay piedras que limitan la zona y no puedo pasar con Nikita.
La dejo al lado del coche verde de antes y me voy a pié a sacar más y más fotos. Se ven los bufones haciendo de las suyas, desde la otra parte e impresiona.
Acantilados de Guadamía y bufones echando agua
Ya lo he visto y el tiempo pasa y como además ya que estamos pues iré a ver alguna cosa más y me acuerdo de Lastres. Tiene que estar guapo de noche. Pero antes algo mucho más pintoresco y auténtico que nada. La Cuevona.
Me dirijo primero hacia Ribadesella y nada más pasar el puente sobre la ría, me desvío hacia la izquierda, hacia el pueblo de Cuevas, en Asturias ¨CUEVES¨ Ahí se encuentra la Cuevona, muy conocida por todo el mundo relacionando con el tema de las motos. Es como una especie de santuario, al que hay que acudir cada cierto tiempo. Famosa también por que en la entrada de la misma, se celebran conciertos, si si conciertos. De todos es sabido que tiene una acústica muy buena, de ahí que se hagan conciertos.
Llego por una preciosa carretera, muy bien conservada, pero muy resbaladiza y llena de hojas, de ramas. El viento hizo de las suyas por aquí. Paso por debajo de la autopista del cantábrico y pocos km más adelante, ahí está delante de mí.






















La cuevona
Maravillosa, preciosa, impactante, acogedora, llena de encanto. Parece sacada de un cuento.
La carretera transcurre por su interior, haciendo de entrada natural al pueblo de Cuevas. Todo el mundo respeta la Cuevona y nadie osa pasar rápido con el coche, hacer ruido o cosas de esas. Hay que respetarla y cuidarla lo más posible. En su interior hay una iluminación tenue, lo justo para ver sus obras de arte, que la naturaleza ha creado durante siglos. Voy pasando por su interior, con el motor apagado y los 4 intermitentes puestos. No quiero hacer ruido que pueda ocasionar daño ni provocar un accidente. Lástima que para marcharme tenga que arrancar el motor.
La contemplo bien y saco alguna foto. En Cueves doy la vuelta y me voy dejando atrás esta maravilla de la naturaleza. Que espero dure muchos siglos más.
Llego de nuevo a Ribadesella y cojo rumbo a colunga, por donde paso sin parar, pues mi destino es otro.
En Lastres ya es de noche y bajo hacia el puerto. Veo mucha gente. Claro la cabalgata. Los reyes llegan en barca.  Luego la cabalgata por el pueblo. Saco fotos y me voy que lo mismo me quedo bloquedado y llego a las tantas a casa.
Subo entonces al mirador de San Roque e intento hacer alguna foto decente, pero necesitaría otro flash y no lo tengo. Así que me salen chungas. Tomo un café en el bar que hay arriba, antes de marcharme.
Desde Lastres voy hacia Luces y unos km más allá me meto de lleno en la autovía. No hay vivibilidad para visitar más sitios y quiero llegar a casa.
Después de todo ya estuvo bien, para no pensar en ni siquiera salir, la vuelta ha sido de los más gratificante.
Mañana toca lavar la moto en condiciones.


























Lastres y la sierra del sueve

5 comentarios:

  1. Estupenda ruta. Me ha gustado mucho y los acantilados son espectaculares. Gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Buena crónica! Los bufones me traen recuerdos de hace muchos años. ..
    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Joer tio , que guapa la Cuevona. Nunca fui, asi que ya me tienes que llevar un dia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dime Quien eres y ya después hablamos para quedar.

      Eliminar
  4. la verdad que asturias es un paraíso..... y no digamos en moto... saludos...

    ResponderEliminar