Páginas vistas en total

lunes, 6 de enero de 2014

UNA RUTA IMPROVISADA














Esto es lo que yo veo desde casa, cuando me levanto. Peña Santa
No pensaba yo ayer salir de ruta, pero a eso de las 3 de las tarde, viendo la imagen que me ofrecían los picos de Europa y sin nada que hacer...............

La verdad que lo que tenía que hacer, ya lo había hecho. Me asomo y veo la impresionante imagen de Peña Santa de Castilla, cubierta de nieve y dándole el Sol. Empiezo a decirme a mi mismo, que coño hago yo aquí con este día tan guapo?
Recojo todo rápido me preparo y saco a Nikita. Mientras ella coge temperatura, yo me pongo la chaqueta, los guantes, meto la cámara en la bolsa del depósito y me voy de la Robellada. En apenas 1km tengo que decidir hacia donde tirar. Picos?, lagos de Covadonga?, no, iré hacia la costa.
La carretera del río las cabras, está muy complicada, apenas le da el Sol en ninguna zona y encima está llena de grasa de camiones, polvo de la cantera...pero el firme está bien. Sin llegar a Posada de Llanes, me desvío a la izquierda, en el pueblo de Ráles. Una preciosa y retorcida carretera, por donde se sube a un mirador, desde el que se ven si el tiempo acompaña, los picos de Europa, desde otra perspectiva diferente, a la que acostumbramos a tener. Me paro un rato en el mirador para sacar alguna foto y con la misma, sigo mi rumbo.





















Peña vieja, NAranjo de Bulnes, Torrecerredo etc, etc....
Después de los Carriles, la carretera empieza a bajar y ahora si que se complica. Retorcida como pocas, pasa entre bosques principalmente de Eucaplitos y está llena de hojas, de Eucaliptos y de barrillo, ese que no se ve y que por eso precisamente es tan peligroso. Pero nada detiene a la Varadero y llego a la otra carretera, la que viene de Posada, hacia Nueva de Llanes. Me desvío en dirección Nueva pero no paro. Mi destino es otro. Mi destino es Guadamía..
Guadamía es un pueblo que da nombre a una
pequeña pero guapísima playa, donde desemboca un río y separa los concejos de Lanes y Ribadesella. La zona mucho más conocida por otra cosa que por la playa o por los restaurantes que hay. Esa cosa no es otra que los BUFONES. Llamados así por los bufidos que meten cuando hay temporal en la mar o cuando hace viento etc....
Los Bufones son cavidades, que van desde la superficie de los acantilados hasta abajo del todo.
Cuando hay mucho oleaje, la Mar golpea contra el acantilado empujando el aire que hay en esas cavidades y expulsando por la parte de arriba con gran fuerza. Incluso sale agua y en ocasiones la gente se lleva buenos sustos. Incluso algún turista demasiado curioso llevó el ultimo de su vida.
Si el temporal es muy fuerte, solo con el ruido que meten sales corriendo y no paras hasta Ribadesella por lo menos. Pero es digno de ver. Los acantilados de una presencia imponente, desafían al mar que bate contra ellos con enorme fuerza y llegan las olas a saltar por encima.
Hay dos partes, Llanes y Ribadesella. Para llegar a la primera, hay que coger un desvío en un pueblo de nombre Belmonte. Un pequeña carretera pero de muy buen asfalto nos sirve para ello.
Cuando estamos llegando, detrás de un coche verde con luces en el techo, nos encontramos de frente con unas motos. La primera una Varadero. Negra, con defensas, el piloto lleva casco blanco. Estoy parado, creo saber quien es, pero no lo conozco en persona, saludo con ganas, como de costumbre, esperando que se pare y podamos charlar algo. Apenas recibo respuesta. Es igual, cada uno es cada uno. Le habré hecho algo???? En fin.
Llego a un sitio donde los coches no pueden pasar y la mayoría de las motos tampoco, pero Nikita va a pasar si o si. Unos enormes socavones, llenos de agua, ocupan todo el ancho del camino. No son todos los que veis, hay muchos más. Parece un campo de cultivo de charcos. Lo tienen así adrede para que la gente no pueda pasar con vehículos. Paso sin problemas, recuerdo la última vez con Esperanza, casi la parto en dos.
Llego a la zona de los bufones, que solo hay en esta parte, en la otra no los hay.





La imagen de la Mar golpeando los acantilados es impresionante, uno se queda embobado mirando. Para la Vara y apoyo la pata de cabra sobre una pequeña roca, de lo contrario se hundirá irremediablemente.
Saco las fotos que me parece y vuelvo sobre mis rodadas a otra parte para más fotos.
Después de un buen rato, me voy y tengo que pasar otra vez por los socavones y la gente que se acerca caminando no dan crédito. Bajo hacia la carretera principal y me dirijo a la derecha en dirección al pueblo de nombre Toriello. Conozco muy bien la zona. 4 años trabajando por allí no es poco. Paso por delante de construcciones muy familiares para mí. Conozco cada cm2 de su interior y de las fincas. Que recuerdos. Entonces si había trabajo, dinero.....de todo. Paso por Toriello y a penas a un km me desvío hacia la izquierda. Un cartel indica ¨playa de Guadamía¨ La carreterina se las trae, es estrecha pero sobre todo está muy muy deslizante, por culpa del mugo que crece y en algunas partes parece un prado en lugar de una carretera. Pero está perfectamente asfaltada y encima llega hasta encima mismo de los acantilados. Pero hay piedras que limitan la zona y no puedo pasar con Nikita.
La dejo al lado del coche verde de antes y me voy a pié a sacar más y más fotos. Se ven los bufones haciendo de las suyas, desde la otra parte e impresiona.
Acantilados de Guadamía y bufones echando agua
Ya lo he visto y el tiempo pasa y como además ya que estamos pues iré a ver alguna cosa más y me acuerdo de Lastres. Tiene que estar guapo de noche. Pero antes algo mucho más pintoresco y auténtico que nada. La Cuevona.
Me dirijo primero hacia Ribadesella y nada más pasar el puente sobre la ría, me desvío hacia la izquierda, hacia el pueblo de Cuevas, en Asturias ¨CUEVES¨ Ahí se encuentra la Cuevona, muy conocida por todo el mundo relacionando con el tema de las motos. Es como una especie de santuario, al que hay que acudir cada cierto tiempo. Famosa también por que en la entrada de la misma, se celebran conciertos, si si conciertos. De todos es sabido que tiene una acústica muy buena, de ahí que se hagan conciertos.
Llego por una preciosa carretera, muy bien conservada, pero muy resbaladiza y llena de hojas, de ramas. El viento hizo de las suyas por aquí. Paso por debajo de la autopista del cantábrico y pocos km más adelante, ahí está delante de mí.






















La cuevona
Maravillosa, preciosa, impactante, acogedora, llena de encanto. Parece sacada de un cuento.
La carretera transcurre por su interior, haciendo de entrada natural al pueblo de Cuevas. Todo el mundo respeta la Cuevona y nadie osa pasar rápido con el coche, hacer ruido o cosas de esas. Hay que respetarla y cuidarla lo más posible. En su interior hay una iluminación tenue, lo justo para ver sus obras de arte, que la naturaleza ha creado durante siglos. Voy pasando por su interior, con el motor apagado y los 4 intermitentes puestos. No quiero hacer ruido que pueda ocasionar daño ni provocar un accidente. Lástima que para marcharme tenga que arrancar el motor.
La contemplo bien y saco alguna foto. En Cueves doy la vuelta y me voy dejando atrás esta maravilla de la naturaleza. Que espero dure muchos siglos más.
Llego de nuevo a Ribadesella y cojo rumbo a colunga, por donde paso sin parar, pues mi destino es otro.
En Lastres ya es de noche y bajo hacia el puerto. Veo mucha gente. Claro la cabalgata. Los reyes llegan en barca.  Luego la cabalgata por el pueblo. Saco fotos y me voy que lo mismo me quedo bloquedado y llego a las tantas a casa.
Subo entonces al mirador de San Roque e intento hacer alguna foto decente, pero necesitaría otro flash y no lo tengo. Así que me salen chungas. Tomo un café en el bar que hay arriba, antes de marcharme.
Desde Lastres voy hacia Luces y unos km más allá me meto de lleno en la autovía. No hay vivibilidad para visitar más sitios y quiero llegar a casa.
Después de todo ya estuvo bien, para no pensar en ni siquiera salir, la vuelta ha sido de los más gratificante.
Mañana toca lavar la moto en condiciones.


























Lastres y la sierra del sueve

sábado, 4 de enero de 2014

COMER Y DISFRUTAR: BARIN EN PENDONES-TARNA-ASTURIAS

COMER Y DISFRUTAR: BARIN EN PENDONES-TARNA-ASTURIAS

DOS AMIGOS, UN RINCÓN Y UNA SORPRESA
















Javier, yo y las máquinas en el Porma

Hacía tiempo que Javier y yo no rodábamos juntos. Como además el día estaba bueno, decidimos rodar por un par de puertos. Uno de ellos que hay quien dice que está fatal....Javier no lo conocía y yo tengo que enseñarle a la Vara muchos sitios aún. Entre ellos el puerto de San Isidro y Pendones.

El día antes hablamos de la posibilidad de ruta si nos cuadraban las cosas. Pudimos coincidir y quedamos para el Viernes a las 11 en fuente sila. Después de repostar y no tener que perder tiempo, salimos rumbo a Mieres, con viento de sur que hacía la temperatura agradable.
Seguimos hacia el concejo de Aller y pronto vimos el tráfico que había de coches, que seguramente iban a las estaciones de esquí. No perdemos tiempo en ir sorteando los poco a poco.
Pasamos por las poblaciones sin parar a nada y
entramos de lleno en la maravillosa subida de San Isidro.
Muchas curvas, buen firme seca y un día bastante decente.
Pero antes de llegar a la cima había que pinchar y beber algo jjjj
Un buen trozo de chorizo de Ezequiel y una bota con algo de tinto, nos sirvió para ponernos un poco a tono y seguir hasta la cumbre y empalmar con la bajada. El aire de Sur en León ya no era tan caliente como en Asturias y la carretera estaba más húmeda
en algunas zonas.
Con un ritmo no muy alto pero constante pasamos Puebla de Lillo y en pocos km nos encontrábamos bordeando el embalse del Porma. En ese punto la carretera se pone caprichosa de narices, empeñada en dibujar todo el contorno del embalse y lo consigue. Ahí ya empezamos a divertirnos a base de bien.
Legamos a un punto donde ya es obligatorio parar para sacar fotos.
En ese mismo lugar había un coche con una señora dentro y un paisano con una super cámara, sacando fotos y yo que como dice mi mujer, soy un charran, pues a pedirle al paisano si nos hacía alguna foto, para poder salir los dos.
El paisano, encantador y muy amable, nos hizo fotos hasta con su cámara y después de las fotos, vino un poco de charla. Se me ocurre comentarle el sitio donde nosotros vamos a comer y de la zona. Total que nos despedimos.
Nosotros seguimos ruta hasta Boñar y nos desviamos en dirección a Riaño, por esa maravillosa carretera que además de curvas también tiene buenas rectas y al llegar a Sabero, de nuevo desvío. A la izquierda, para continuar por la N-625, la carretera del puerto del Pontón. Estupenda carretera por la que también se va hacia Cantabria pasando por el espectacular puerto de San Glorio.
Nosotros entramos en Riaño, para ir a tomar un café a un barín muy acogedor y que hacen unas tortillas de patata de flipar. Ya soy cliente habitual, pues cada vez que paso paro siempre. Al final cayeron un par de vermus Izaguirre y un par de pinchos.
Pero el tiempo pasa y ya eran las 2:30. Salimos pitando en dirección a Asturias apretando por que además la carretera lo permite y de nuevo desvío hacia Tarna.
Otra genial carretera, que no hace más de 3 años repararon entera por la vertiente leonesa y es sencillamente espectacular, para poder rodar fuerte sin problemas.
Otra cosa es la vertiente asturiana. Pero aunque no está reparada, la carretera no está tan mal como algunos dice. Claro que es que están acostumbrados a alfombras rojas, digo yo vaya.
La carretera tiene fallos, pero en un par de sitios donde si había pozos, renovaron el asfalto y yo he pasado muchísimas vece con la LT y sin problemas. Javier pasó con la LT y pese a no haber rodado nunca por ella, le gustó. Además tiene algo este puerto que engancha, es precioso.
Bajando pero bien, llegamos casi abajo del todo, adelantamos a un coche que nos resulta familiar pero no caía yo de que. Nos desviamos a la derecha, por una carretera más estrecha, con algo de gravilla suelta y que nos sirve para llegar a Pendones.
Ahí, en Pendones, un maravilloso rincón, en el bar casa Juanín es donde vamos a comer. Yo lo conozco hace tiempo y ya he ido unas cuantas veces. Para mi no es ninguna sorpresa, pero para Javier si lo va a ser, junto con otra que nos espera a los dos.
Saludamos a Juan y mientras nos pone la mesa, en el pequeño comedor, lleno a tope de gente que va aprendiendo lo que es comer de verdad, nosotros nos disponemos a tomar unos vinos.
Y SORPRESA, llegan al bar el matrimonio de las fotos en el Porma. Nos saludan, se presentan. El es
Tomas y ella es Ana, dos personas encantadoras y sencillas, de Madrid y que son unos enamorados de Asturias y de nuestra cultura y gastronomía. No dudaron en seguir nuestras recomendaciones culinarias y
fueron directamente a casa Juanín a comer.
Como no había sitio bastante y Javier es tan charran como yo o más, que ya es decir, les ofrece comer los cuatro en la misma mesa, con un: donde comen dos comen cuatro. Y accedieron encantados.
Vaya tarde de comida, de entretenidas
conversaciones, de sesiones de fotos. En definitiva un encuentro magnifico con dos personas maravillosas y encantadoras.
Disfrutamos además de unes fábes con _Jabalí EXQUISITAS, de un cabrito y unos callos INCREIBLES y de unos postres, sencillamente de 10.
La comida es para llorar de la emoción. Es que fue exageradamente buena. Ana y Tomás no daban crédito a lo que acababan de comer.
Además de las conversaciones entre nosotros, también colaboró en gran medida la atención y los chistes de Juan. Un paisano auténtico, de los que presta hablar con el y te ríes lo que no está escrito.
Sin darnos cuenta llegan las 5:30 de la tarde y hay que despedirse. Intercambiamos teléfonos y quedamos en que pronto nos volveremos a ver con Ana y Tomas. Que no conformes con habernos  brindado una maravillosa velada, nos invitan a la comida. Super agradecidos por las informaciones que les damos, cosa que no creo sea como para agradecer tanto. Además se quedan perplejos de como les tratamos y de como comieron.....en fin que quedaron encantados. Pero nosotros tenemos que despedirnos con mucha pena, pues era para haber seguido con ellos de conversación y de risas.
Bajamos hacia la carretera principal que nos vale para llegar en un pis pas a Campo Casu y a continuación a Langreo. Luego nos dirigiríamos a Lugones para rematar la jornada comentando con algunos amigos la ruta, la comida y lo bien que nos lo pasamos.

































jueves, 2 de enero de 2014

AÑO NUEVO, DE NUEVO RUTA


Las costumbres si son buenas, no deberían perderse nunca. Yo tengo una costumbre, que además adquirí sin proponermelo. El caso es que siempre, siempre, haga el tiempo que haga. Puede llover, helar, nevar, viento, lo que sea, que Carlinos sale en moto el día de año nuevo. Aunque solo sean un puñado de km. 
Este año no iba a ser menos claro, aunque al final si no llega a ser por que tenía, que volver pronto para hacer la comida,  me hubiera perdido.......

Como siempre y ya por inercia madrugo y eso que tuve que salir a hacer de taxista a las 6 de la mañana. Pues nada, hora y media más tarde ya andaba yo en danza. Y claro no puedo remediarlo. En una hora estaba yo preparado para salir con la moto, sin tener ni PI de a donde ir.
Como últimamente todo era montaña, con alguna otra digamos, complicación. Me tire hacia la costa.
El cielo estaba plomizo, amenazaba lluvia en abundancia, pero la predicción era que no llovería al menos hasta la tarde.
Salí con la idea de ir en dirección al alto de la Miranda. Carretera perfecta de buen asfalto, retorcida y complicada cuando está mojada. Así que despacio hasta llegar a los Campos. Donde paré a tomar un caldo, en el bar la terraza. Tienen siempre un caldo que resucita a los muertos.
Después de entrar en calor, sigo rumbo hacia Piedras Blanca, cogiendo la variante de Avilés. Me acordé de Santa Marina del Mar. Muy cerca hice yo una obra y me apetecía ir.
La mar estaba bastante brava, azotando contra el acantilado y yo allí sacando fotos a Nikita.
Es curioso ver la arena de la playa de color negro. Pocas playas hay con la arena de ese color. Quizás tenga algo que ver, que no muy lejos se encuentra, aunque ya cerrada, la mina de Arnao.
Después de un montón de fotos, me dirijo en dirección a Salinas y desde allí hacia la mina o museo de Arnao. Hay que pasar por un túnel excavado en el Arrecife, donde hay un semáforo pues solo hay un carril.
Una vez pasado el túnel, se puede ver una factoría
de Asturiana de Cinc. Arrimada al litoral y protegida por un muro para evitar las embestidas de la Mar cuando hay temporal. De nuevo unas fotos y rumbo hacia Avilés. Pero antes de llegar, me apetece visitar la zona de San Juan de Nieva y subo hasta el Faro. Bordeando la zona portuaria de Avilés llego hasta el Faro y coño, que empieza a llover. Nada, al final fueron 4 gotas para asustar al personal.

Mi siguiente parada sería San Martín de Podes. Quería saber en que estado se encontraba el
Molin del Puerto. Sin duda el mejor sitio que yo conocía
para comer pescado y marisco en todo el litoral. Y que por desgracia hace unos años, la maldita lluvia de aquellos días, se llevo por delante. Si como suena, por delante.
Por debajo del local pasaba una rieguina de nada, pero con la enorme crecida después de 3 o 4 días sin parar de llover muy fuerte, terminó por crecer tanto que se llevo todo por delante. También otros puntos de Asturias fueron víctimas de tanta lluvia,

sufriendo inundaciones en prácticamente toda la región.
Quería comprobar si aquello se había levantado, si habían arreglado algo, pero no. Todo está exactamente igual que lo dejó el agua. todo roto, bueno no, sin nada. Arrancado de cuajo. Si hubiera sido de algún político HP o de alguien así, seguro que en poco tiempo lo hubieran levantado, pero como es de gente humilde que no controlan nada, pues que les den. Facilidades para morirse, para pagar impuestos, para joder a uno, para lo demás que nos pudramos. En fin......que me caliento.

Después de contemplar que todo estaba igual, volví sobre mis pasos, por esa carretera que aunque muy estrecha, tiene un firme acojonante, que ya quisieran en otras carreteras y todo para llegar a un pueblin de 5/6 casas y encima ya ni tan siquiera restaurante....
Sigo por la carretera que me tiene que servir para llegar a Cabo Peñas. Perfecta para ir bien, sin viento lateral algo raro en esa zona y encima estaba aclarando el día.
Llego a Cabo Peñas y sorpresa, detrás de mi una MuebleW conocida y el paisano también.
Es Tino, amigo de un amigo mio y que por supuesto empieza a ser amigo mio. Gran motero y aficionado a la fotografía. Comenzamos a charlar y entramos en el bar a tomar un café.
No tardó ni u cuarto de hora en llegar un chaval con moto también y a charlar.
Total que ya no pude seguir más de ruta, pues tenía que volver a casa para hacer la comida y ya eran más de la 1.
Cuando me disponía a marchar, llega un grupo de moto club Asturias, donde conozco a gente. Y detrás otros chavales de Corvera, que últimamente encuentro en todas partes.
Pero no podía pararme más, así que unos breves saludos y a casa que no me queda tiempo.
Me quedé con ganas de más pero, el fin de semana está ahí.............







































































lunes, 30 de diciembre de 2013

TODO, NO VA A SER MOTO























EL refugio de Áliva.

Esto ya sucedió en el Verano y aún no tenía yo a Nikita conmigo.
Para mi, rodar en moto, por donde sea es la mejor forma de diversión.
Pero claro, no todo gira en torno a la moto. Hay otros medios, otras formas y personas con las que también me lo paso muy bien.

Una de esas personas es la pareja de mi cuñada. Ahora que está tan de moda lo de ¨pareja¨
Jose Luís, un tío muy competente, amigo mio y además siempre dispuesto a lo que este en su mano y si le dices de salir a caminar por el monte, pues entonces mejor aún. Pero claro ahí chocamos. El camina la ostia, por que además es su afición y a mi eso de caminar como que no. Yo donde me lleve la moto, cuanto más lejos mejor. O en este caso el coche.

Llevaba yo bastante tiempo con ganas de visitar un lugar, dentro de los picos de Europa. En el mismísimo corazón de los picos. Ese lugar no es otro que Áliva. O el refugio de Áliva.
Para llegar allí es necesario una moto al menos tráil, un quad o un todo terreno. Por que? por que es pista y si se sube desde Sotres la moto tiene que ser al menos una tráil pero una de verdad, no sirven algunas seudotrail´s. Aunque también está la opción de ir caminando que va a ser que no....


La idea era sencilla. Ir en el Toyota Land´Cruiser de Jose Luís.
Pues un día de Julio, con un Sol a las 7 de la mañana dando en la galería de casa, arrancamos en dirección a las Estazadas, para llegar a Arenas de Cabrales, donde cogeríamos el desvía hacia Poncebos.
Se me hacía raro a mi ir por esa carretera en coche, pues iba más de 20 años que no iba en coche por ella.
En moto si, es raro que no suba a Sótres al menos una vez al mes.
Con una marcha muy relajada y charlando de nuestras cosas, llegamos a las cercanías de Sótres, donde hay un desvío y ahí comienza la pista, que nos tiene que servir para llegar a Áliva.






















EL comienzo de la ruta y Peña Vieja al fondo

Era la primera vez que yo iba a conducir un todo terreno sobre una pista de estas características.
Bueno total al fin y al cabo son 10 km de pista que con este coche ni se entera uno.
Buena parte de la pista transcurre, sobre la cresta de una pequeña montaña, protegida por dos inmensas paredes de roca gris.






















La pista sobre la cresta

Llegados a un punto hay un desvío donde nos confundimos y en lugar de ir bien nos desviamos y después de un buen trecho tuvimos que dar la vuelta en un sitio que verdaderamente era digno del Camel Trophi.
Una vez enmendado el error, de nuevo hacia el refugio.
Llegamos y nos reciben un rebaño de ovejas y los buitres, pero el sitio es espectacular.
Allí está el refugio, muy guapo con restaurante y todo. Mogollón de gente, unas vistas increíbles y cerca el chalet real. Es un chalet que está construido en medio de una campera, solitario, alejado de todo. Como para quedarse solo allí en medio de un temporal de nieve. Pero el sitio es una pasada.






















Había que dar la vuelta

Nuestra intención era ir hasta la parte alta de Fuete Dé. Donde llega el teleférico, pero el camino es únicamente para servicio ganadero o caminando y que pena me dio. No veníamos preparados para eso.
Tomamos un tente en pie y decidimos dar la vuelta, pero le prometí a Jose que el próximo Verano volveríamos y subiría con el caminando.
Nos fuimos a ver la hermita de nuestra señora de las Nieves. Situada en un pequeño valle, perfectamente conservada. Allí todos los años hacen una romería o un rollo de esos. El sitio está guapo guapo. Es ideal para quien guste de caminar y pasar la noche de acampada.






EL chalet real






















La hermita de nuestra señora de las Nieves o de Áliva

Con la misma dimos la vuelta para volver sobre nuestros pasos, que nos llevarían de nuevo hasta la
carretera de Sótres. No teniendo tiempo para nada, pues eran ya las 2 de la tarde y quedamos de ir a comer a casa.
Pero si en realidad no es nada y se va el tiempo que ni te enteras.
Aunque aún habría tiempo para llevarnos un par de sorpresas.
Unos niños cansados de caminar por una pista llena de piedras, unos padres cansados de aguantar lloriqueos y un par de buenos chavales que no dudaron en bajar a los ¨guajes¨ en el coche.
La otra fue que un par de km antes de llegar a bajo, nos encontramos de frente con el equipo del Camel Trophi España. Que guapos esos coches. Fue agradable verlos y charlar con ellos un poco.



Hay opción desde Áliva, de poder bajar hasta un pueblo, cerca ya de Fuente Dé, que se llama Espinama.
Por esa parte la pista tenía mejor pinta que hacia Sótres.
No obstante no tardaré mucho en hacer las dos partes. Ahora tengo máquina para poder hacerlas, con tranquilidad eso si que no es nada fácil la cosa. Pero las haré vaya si las haré.


El Camel Trophi






























Vaya bicho
Nos volveremos a ver pronto.








martes, 24 de diciembre de 2013

COMER Y DISFRUTAR: BAR RESTAURANTE ``EL TOZU´´

COMER Y DISFRUTAR: BAR RESTAURANTE ``EL TOZU´´

PEQUEÑA PERO ESPECIAL


Hoy no pensaba, que después de hacer unas cosas, iría sin más a la Robellada. Haría mis cosas y pasaría el día hasta mañana. Sin mas emociones que las que se pueden vivir sobre la Varadero, que no son pocas.
Digamos un fin de semana más, sin mucho aliciente. 
Pero las cosas a veces cambian y de forma radical. No es que fuera una cosa del otro mundo, pero a parte de lo que ya de por si, significa rodar en moto, por donde sea y cuando sea. Hay un detalle importante que añadir.

Es un sábado cualquiera del último mes del año. Solo espero cumplir con un compromiso de trabajo y marcharme hacia mi destino, que no es otro que la Robellada.
Pero las cosas a veces cambian sin uno a penas hacer nada, salvo madrugar, tomar un par de cafés. Cumplir con el trabajo y de nuevo parar, en esta ocasión a tomar un caldo. Conozco un sitio en la Tenderina, que preparan el mejor caldo de Oviedo y me fui allí a eso a tomar un caldo.
Por casualidad el periódico, estaba libre y ya como de costumbre y disponiendo de tiempo, me puse a echar un vistazo. Como siempre las cosas que me interesan, las otras paso y si hay algo que me interesa y me encanta, eso es la gastronomía. Pues siempre salen cosas interesantes en base a eso y hoy había un artículo de lo mejor.
Algo traía ese artículo sobre un barín en no se que pueblo de Campo Casu, perdíu entre montañes, vamos en casa dios.....Pero algo me llamó la atención de ese artículo y claro está que no pude por menos, que sobre la marcha organizar a mi manera.
Lo primero ir a casa y armarme de cámara y prepararme para la ocasión, amen de otras cosas.
Salí a las 11:30 en dirección Santander por la autovía. No tardaría mas de 40 minutos en llegar a Infiesto.
En ese punto hay que coger el desvío que lleva hasta Campo Casu.
La zona es maravillosa, pero la carretera, está que da pena. No hay pozos ni baches. Pero vas saltando continuamente, como si fueran sobre la mar rizada. Di tu que la Varadero lo controla todo y no hay mayor problema que la incomodidad que transmite a los brazos.
Además de eso está peligroso, por las zonas de umbría, todo está muy mojado y aunque no está helado, si que está muy resbaladizo.
Llego al límite del concejo de Piloña y empieza Campo Casu. Dentro del parque de redes, reserva de la biosfera. Un paraje incomparable, lleno de bosques y salpicado de pequeños pueblos, escondidos entre montañas, que apenas se ven ni los accesos, o son muy malos.
Pero a penas a un puñado de km más arriba, un desvío llama mi atención.
Una carretera más ancha que la principal, de un asfaltado perfecto y que se ve perfectamente un cartel que reza ``EL TOZU´´, ese es el pueblo al que me dirijo.

La carretera me recuerda mucho a la que sube desde Pola de Somiedo, hacia Valle del Lago.
Asfalto perfecto, retorcida y en subida, salvo que tan solo tiene 3km que nos llevan hasta el pueblo.
Si no lo veo no lo creo, desde la carretera parece que ahí arriba no hay nada, solo se ven árboles, sombra, pero cuando llegas arriba, se descubre el pueblo, bien orientao al Sur, soleyero y precioso.
Además todo muy cuidado, hasta una plaza donde hacen la fiesta todos los años.
Pero llama la atención por encima de todo, a la llegada al pueblo una fachada, con corredor típico. Son los apartamentos rurales el TOZU. Que además también tiene restaurante del mismo nombre.
Regentado todo ello por Ana y Sandra, madre e hija. Una cocina, la otra sirve, con la ayuda de alguna persona más.

El sitio donde está situado es simplemente maravilloso, con vistas a las montañas, que además en esta época están nevadas. Pero el local si que se sale.
Totalmente decorado de forma artesanal y rústica, mantiene todo el encanto de lo tradicional, además de ser muy acogedor. Precioso.
Aunque lo mejor es el trato exquisito de Ana y sandra, junto con la comida que sirven.
Sin duda un referente para el que como a mi, le guste comer bien sin pijadinas ni decoraciones absurdas que no te llenan el estómago.
Para mas información: wwwcomerydisfrutarenasturias.blogspot.com

Después de un banquete de los que no olvidaré jamás, por su calidad, el sitio y la gente. Me fui no sin antes hacer unas cuantas fotos y despedirme de esas magníficas personas.
De nuevo sobre la carretera rizada, soportando saltitos continuamente llego al la collada de Arniciu.
No alcanza a los 1000m de altura pero aún hay nieve, lo que indica que el tiempo sigue bastante frío. Hace 3 semanas que no nieva y la nieve sigue ahí, está esperando a por más.
Bajando hacia Campo Casu la carretera mejora algo y puedo ir más alegre.
No tardo en pasar por el precioso pueblo y cojo la carretera que baja del puerto de Tarna y va hasta Langreo. Para luego dirigirme hacia Olloniego y Oviedo.
Como veis la ruta no es nada del otro mundo, pero
el haber descubierto ese sitio, EL TOZU, bien justifica cualquier cosa.
Si algún día os coincide, no perdáis la oportunidad de ir a comer. Vuestro cuerpo y vuestra mente os lo agradecerán.